Se le ha perdido el respeto al medicamento y lo tomamos como una golosina

Deja un comentario